Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Van Johnson’

El postergamiento mediático que sufre el cine clásico tiene como consecuencia, en ocasiones, que la noticia del fallecimiento de un actor de la época dorada de Hollywood pase casi desapercibida, escasamente acogida por el público, dividido entre el desconocimiento total y el descuento previo de la noticia, pues en más de una ocasión se les creía ya fallecidos tiempo atrás, dada la escasez de noticias y referencias al respecto.

Eso ha ocurrido, recientemente, en el caso de la noticia de la reciente muerte a los 92 años de Van Johnson, protagonista de títulos vivos en la memoria de todo cinéfilo, tales como Brigadoon, Dos en el cielo, Vivir un gran amor o A 23 pasos de Baker Street, entre otras muchas.

van_johnson_6

Considerado blando y escasamente carismático, desarrolló una notable carrera, convirtiéndose en uno de los rostros habituales del cine americano de los cuarenta y cincuenta, especialmente ligado a la MGM, en una de esas encarnaciones del americano medio tan caras al cine de Hollywood.

Charles van Johnson nació el 25 de agosto de 1916 en Newport y su vena artística floreció pronto: desde niño mostró su amor a las tablas y con sólo 18 años se trasladó a Nueva York para trabajar en Broadway, en diversas obras musicales, en las que curtiría su talento y explotaría su faceta de cantante.

Debuta en el cine en 1940, sin acreditar, en el musical Too many girls; después de trabajar para la RKO y la Warner, encuentra acomodo en la Metro.

van_johnson_2En dicha productora logrará sus primeros papeles de importancia, en films como La comedia humana o Las rocas blancas de Dover (ambas de Clarence Brown), Treinta segundos sobre Tokyo (Mervyn LeRoy), Fuego en la nieve (W.A.Wellman) o, especialmente, Dos en el cielo, de Victor Fleming (objeto de un remake de Spielberg en los años ochenta). Uno de los papeles más destacados de esta etapa fue el de Spike McManus en El estado de la Unión (1948), de Frank Capra, dando réplica a Spencer Tracy y Katharine Hepburn.

Su imagen se va endureciendo en los años cincuenta, ganando en solidez dramática y profundida interpretativa, especialmente en títulos como El motín del Caine (Edward Dmytryk), Laúltima vez que vi París (Richard Brooks), Vivir un gran amor (E.Dmytryk) o Barreras de orgullo (Henry Hathaway). Destaca su interpretación de detective ciego en A 23 pasos de Baker Street, también dirigida por Hathaway y su intervención en el maravilloso musical de Minnelli, Brigadoon, junto a Gene Kelly y Cyd Charisse.

van_johnson_1Entrados los años 60, con la decadencia del sistema de estudios, su estrella comenzará a decaer, dedicándose a la televisión en series como El Virginiano, Batman, Se ha escrito un crimen o Hombre rico, hombre pobre.

Su última presencia en la gran pantalla hay que datarla en 1983, cuando intervino en el clásico de Woody Allen, La rosa púrpura de El Cairo.

Aunque fue un “rompecorazones” en la gran pantalla, Johnson sólo se casó una vez, con Eve Wynn, la esposa de su amigo Keenan Wynn, de quien se había divorciado cuatro horas antes de contraer matrimonio con el actor. Johnson tuvo a su hija Schuyler fruto de esta relación, que acabó 13 años después en el que fue, según el actor, “el peor divorcio de la historia de Hollywood”.

van_johnson_5

Anuncios

Read Full Post »

Western moderno, drama familiar con ribetes de cine negro, Hathaway firmó esta adaptación de Simenon para la Fox, en 1956.


El retorno del pasado, encarnado en un hermano fugitivo y algo desequilibrado, al seno de una acomodada familia, poseedora de un rancho en la frontera de Arizona con México es la excusa argumental del film, cuyo núcleo es el proceso de conocimiento y reconciliación de los dos hermanos, el dilema moral que tendrá que solventar el hermano mayor (ajustado pero algo envejecido Joseph Cotten), apoyado por su esposa (estupenda Ruth Roman, gran actriz poco reconocida pese a los numerosos títulos notables que atesora en su filmografía), escindido entre la fidelidad a su status social y el mantenimiento de la imagen de triunfador de la que disfruta en la localidad (prestigioso abogado y asentado ranchero), entre la preeminencia hipócrita de su estabilidad social y familiar (pese a que esta se encuentra agrietada por el fantasma de la infelicidad e incomunicación conyugal, debido a la esterilidad de la pareja) y la reconciliación y ayuda a su prófugo hermano, huido de la cárcel en la que ha pasado cinco años por culpa de una reacción violenta causada por su carácter psicótico y su adicción al alcohol (el habitualmente blando Van Johnson, creíble, en uno de los más destacados papeles de su carrera).

Todo ello, enmarcado en un medio natural hostil, exacerbado, ya que la frontera (lugar moral más que otra cosa, como es habitual en el género, enclave propicio a la encrucijada vital, a la decisión al filo) es infranqueable debido a la crecida del río, lo que imposibilita la huida, la redención, la nueva vida que espera en México, donde espera la familia. Resulta destacable el uso de la feracidad de la naturaleza, las torrenciales lluvias que asolan la ciudad como metáfora de los turbulentos procesos a que se ven abocados los personajes, especialmente, en el desenlace final cuando ambos hermanos intentan cruzar el río, sin conseguirlo, pero logrando la verdadera finalidad de su escapada, la redención personal, el reencuentro con sus raíces y su pasado.
Hathaway narra con potencia y buena mano este drama familiar, ayudado en una notable fotografía en magnífico scope y color, firmada por Lee Garmes, y adornado con excelentes y acerados diálogos (algo presumible dado el notable origen literario), logrando uno de sus mejores films de madurez, pese a que él mismo no la recordara con especial cariño y no estuviera especialmente contento con sus resultados. El equilibrio entre la tensión y potencia de las escenas íntimas, de enfrentamiento familiar en interiores y el vuelo dramático de las escenas en exteriores, cuando los personajes huyen e intentan encontrarse (magnífica escena de la huida del personaje de Van Johnson, a punto de ser atropellado por el tren y despertado por el mismo tras haber caído en una cuneta) está logrado y confiere al film de una gran potencia dramática y solidez.

IMDB

*****


Read Full Post »