Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Natalie Wood’

Basada en un acto de una obra de Tennessee Williams, entre cuyos adaptadores figura un primerizo Francis F. Coppola, Propiedad condenada (This property is condemned) es la segunda película dirigida, primera de importancia, de Sidney Pollack, tras unos inicios en la televisión.
La llegada a una localidad sureña de Mississippi de un joven aparentemente vagabundo (novato y solvente Redford, iniciando su relación de actor-fetiche con Pollack, luego larga y fructífera) y que, en realidad, viene a sueldo de la empresa ferroviaria para despedir personal y ajustar los costes de la empresa, con el impacto consiguiente en los habitantes de la zona, cuyo principal medio de vida es la estación farroviaria, en torno a la cual gira la vida de la comunidad. Tras alojarse en una pensión algo desvencijada, entabla relación con las dos hijas de la dueña, amistosa con la menor, Mary Badham (la niña de Matar un ruiseñor) y rápidamente tumultuosamente sentimental con la mayor, Alva, una joven de gran atractivo y encanto, pero caprichosa y algo lunática, que tiene engatusados a los hombres de la comunidad, utilizando ese magnetismo para atraerlos hacia el negocio materno (radiante y bellísima Natalie Wood). Tras diversos avatares y presiones externas, dicha relación seguirá hasta New Orleans, a donde se ha trasladado el joven.

Siguiendo la estela del exitoso drama de Kazan Esplendor en la hierba, en unos años 20 vistos con mirada retrospectiva como época de frenesí y efusividad vital y sexual, pese a la Depresión, el film se ve favorecido por el clima de mayor permisividad y explicitud en temática pasional y sexual (el código Hays va desvaneciéndose a medida que se transforma el sistema de estudios y que los nuevos aires contraculturales lograban cambios en la mentalidad dominante), pero se ve desequilibribado por el exceso de elipsis y saltos argumentales, junto a personajes poco explicados y abandonados (el mismo de Redford queda algo desenfocado), lo cual desemboca en un final abrupto, contado desde el presente por la hermana, que enfría el caldeado clímax y desmoviliza la identificación sentimental del espectador.

No acaba de quedar explicado el porqué del fracaso de esa relación amorosa y el ritmo es algo desacompasado, a lo que no ayuda la insegura sintaxis narrativa del novato Pollack (alguna cámara en mano, algún zoom y ciertas variaciones en el tipo de planos, propios de la época pero que afean el discurrir visual de la historia, vista hoy), lo que tiene por consecuencia el fracaso en la consecución de la plenitud emocional que requería un argumento así. Queda como destacable la labor del reparto, compacto, acertado y en plenitud (incluso Bronson no desentona) y la exelente calidad visual, donde destaca la foto del veterano James Wong Howe (City for conquest, Yanqui Dandy, Objetivo Birmania, Hangmen also die, Pursued…)

*****

Read Full Post »